Tu alto nivel de exigencia te genera estrés y te bloquea.
No sueles pedir ayuda para no dar la impresión de ser una persona poco preparada.
Te cuesta tener relaciones de verdadera confianza en tu ámbito profesional.
Sientes que no eres realmente la persona que muestras a los demás.

Yo me he sentido como tú.