La Segunda Oportunidad (I): La pared de cristal, un libro y el Covid-19

“The Top Five Regrets of the Dying”

Hace unos días, pensando en cómo podía titular esta nueva serie de posts, después de mi anterior serie, me di cuenta de que los pensamientos que me gustaría compartir giraban en torno a la posibilidad de elegir, de tomar decisiones de una manera consciente y, sobre todo, de tener una Segunda Oportunidad para Vivir Mejor. Debería definir qué significa eso, pero prefiero dejar que los siguientes posts vayan destilándolo lentamente.

Como punto de partida aparece un libro que llegó a mis manos cuando yo empezaba a dar mis primeros pasos en esta nueva etapa de mi vida. Leerlo fue el espaldarazo que yo necesitaba para dar ese salto hacia adelante que tanto nos cuesta. Una cosa es saber lo que no quieres para ti. Otra muy diferente es tener la certeza de lo que sí quieres. Y una tercera, que es la clave del arco que nos permite ir de un sitio al otro, es disponer de la energía necesaria para cruzar ese puente.

El libro se titula “The Top Five Regrets of the Dying”, de Bronnie Ware. Esta mujer australiana dedicó muchos años de su vida a ocuparse de enfermos en cuidados paliativos. De esa experiencia documentó los 5 arrepentimientos más comunes de las personas que están a un paso de la muerte. Resumidos, son:

  • Desearía haber tenido el coraje para vivir mi propia vida y no la que otros esperaban que viviera y que habían preparado para mí.

  • Ojalá no hubiese trabajado tanto.

  • Desearía haber tenido el coraje para expresar y mostrar mis sentimientos.

  • Ojalá hubiese estado más en contacto con mis amigos.

  • Desearía haberme permitido ser más feliz.

Cuando lo leí, fui haciendo “CHECK” en todos y cada uno de los puntos, en mayúsculas. La única diferencia con respecto a lo que describe Bronnie Ware es que yo no estaba a punto de morirme y que sí tenía esa Segunda Oportunidad que sus pacientes no tuvieron. Aunque eso no significa que siempre estés a tiempo. Pienso, por ejemplo, en la muerte de mi hermano. Se lo llevó un cáncer de pulmón en solo 8 meses. Yo estaba “muy ocupado” con mis cosas y no le presté la atención debida. Cuando me di cuenta, ya era demasiado tarde.

“The Top Five Regrets of the Dying”

La pared de cristal

Hay ocasiones en la vida en que te das de bruces con una pared de cristal. No la ves, pero está ahí. Este libro fue mi pared de cristal, invisible a mis ojos. En ese momento yo ya no ejercía de directivo de una empresa del Ibex, había estado algún tiempo formándome como coach y tenía la sensación de que empezaba a dibujar mi propio camino. Y, aun así, el golpe fue violento. Y, al mismo tiempo, me dio la energía que necesitaba para lanzarme de cabeza hacia mi Segunda Oportunidad.

Estos últimos días, nuestra sociedad civilizada ha colisionado, de manera inesperada y con una fuerza inusitada, con otra pared de cristal: el Covid-19.

Escribo confinado en mi casa, como tantos otros lo están en estos momentos.

Estamos viviendo momentos excepcionales, todos tenemos personas queridas que son más vulnerables y sufrimos por ellas (en mi caso, mi padre que ya pasa de los 90 y mi hija mayor, que ejerce como médico en un hospital).

Desde la óptica del liderazgo, tanto a nivel individual como colectivo, son tiempos muy interesantes. Una de las primeras cosas que se han puesto de manifiesto enseguida es lo poco que nos cuesta reaccionar y lo difícil que es que tomemos decisiones de manera consciente, responsable y alineadas con la vida que queremos de verdad para nosotros y para los demás. Las compras compulsivas de los últimos días y el desplazamiento de muchas personas hacia otras zonas geográficas es una buena muestra de nuestra reactividad natural.

El que, de repente, hagamos caso a confinarnos en casa, simplemente porque alguien con autoridad legal lo haya dicho, es otro buen ejemplo. La diferencia entre ayer y hoy es un Real Decreto, un “papel”. De fondo, nada ha cambiado, las personas de riesgo siguen siendo las mismas, cada uno de nosotros sigue siendo un potencial transmisor del virus, el personal sanitario sigue estando al límite y las costuras de nuestro sistema siguen muy tensadas. Entonces, ¿qué ha cambiado en unas pocas horas? ¿Por qué hacemos caso ahora y antes no?

Reactividad y creatividad

La diferencia es que alguien ha tomado la responsabilidad por nosotros, ha decidido por nosotros, cuando nosotros ya disponíamos de la información suficiente para efectuar una elección consciente y responsable.

¿Por qué nos es tan fácil “reaccionar” a lo que pasa en nuestro entorno y tan difícil “crear” desde nosotros mismos? La respuesta es que la reactividad no requiere contexto, ni elecciones, ni decisiones, es automática, es intrínseca a nuestra condición de ser humano y nace del miedo. La creatividad requiere, por el contrario, un paso previo, y es conectarnos con nosotros mismos, ser conscientes de lo que realmente queremos, tanto para nosotros como para los demás. Estar conectados con nuestro Propósito, con nuestros Valores, con aquello que nos trasciende y que también nos une a todos los seres humanos, es fundamental para superar nuestros miedos.

Los arrepentimientos a los que hace referencia Bronnie Ware vienen todos de vivir una vida “reactiva”, de entregar el poder a los demás y a las circunstancias, en lugar de tomarlo nosotros y ejercerlo con responsabilidad.

Para mí, el gran aprendizaje al leer el libro no fue el verme reflejado a mí mismo como en un espejo, sino aceptar que, en el mundo en que vivimos, caer en la reactividad es inevitable si no hacemos nada, porque es nuestro estado natural. Y que salir de ella requiere esfuerzo y pasión, y hacerlo es lo que nos alinea con VIVIR MEJOR.