¿Qué hace un ingeniero de caminos, canales y puertos, en el mundo del coaching? (I)

24.

24 años trabajando para una empresa como Ferrovial son muchos años. Empecé en el año 1990 y salí en 2013. Es cierto que viví tres fases muy diferentes en este período de tiempo, de hecho, en cada una de esas fases en mi nómina aparecía un NIF diferente. Primero fue Agroman, el buque insignia de la Corporación Industrial Banesto (¡qué tiempos aquellos!), después vino Ferrovial que compró Agroman cuando ésta ya estaba agonizando y finalmente Cespa, la empresa de servicios medioambientales que Ferrovial compró a Suez y Aguas de Barcelona en la que pasé los últimos 8 años como CEO. No viene al caso, pero, qué diferente es estar en una empresa y que te compren o entrar en una empresa como representante del comprador. ¡Y que suerte la mía el haber vivido estas dos perspectivas tan opuestas y a la vez complementarias!

En el año 1 de esos 24 yo era el jefe de obra del encauzamiento de una riera de las cercanías de Barcelona, tenía a mi cargo a unas 20 personas y de lo que más me acuerdo es de las parrilladas de sardinas que hacíamos un viernes de cada mes sobre un mallazo del 8.

En el año 24 era el CEO de una empresa de casi 20.000 empleados y que facturaba 1.000 millones de € al año. Y aquí mis recuerdos se van a los Comités, el de Cespa en el que yo era el Chairman, el de Ferrovial en el que yo era uno más, los Comités de Inversión con el Consejo de Administración, la Universidad Corporativa, etc. De alguna manera está muy presente en mi memoria todo lo bueno y lo no tan bueno de las relaciones humanas. Y aquí, palabras como crear, destruir, contribuir, miedo, confianza, recelo, honestidad, poder, equipo, adquieren un especial significado.

Mi viaje del 1 al 24 tiene que ver con mi propio desarrollo como persona, de pasar de lo simple a lo complejo, con mi propia evolución y también con la del mundo, pasar de los primeros programas de contabilidad de ordenador al entorno VUCA actual.

Es muy difícil resumir esos 24 años en unas pocas palabras, quizá aprendizaje y evolución permanente, disfrutar y crear es lo que más se abre paso en mi cuando lo pienso. Y hay algo más que me acompaña, y puede que sea la semilla de la respuesta a la pregunta inicial, ¿qué hace un ingeniero de caminos, canales y puertos en el mundo del coaching?

Este primer post de mi nuevo blog lo he iniciado con un número, 24, y lo acabo con una emoción, un sentimiento. No es casual, forma parte también de mi viaje, de lo racional y estructurado a lo emocional y creativo.

La palabra es sufrimiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario